Feldberg: Un cuento de invierno



En nuestra estancia en Alemania durante el invierno, tratamos de salir a la naturaleza tanto como nos fue posible. Debido al cierre a causa de la pandemia y después de estar encerrados por mucho tiempo era justo y necesario, salir a tomar un poco de aire fresco y desde luego tomando en cuenta las medidas de seguridad, el senderismo era una gran opción. Y aún mayor: el bosque negro.



El bosque negro como tal se divide en dos. El bosque negro del norte, que tiene montañas más pequeñas y bosques más profundos. El bosque negro del sur tiene montañas más altas y por lo tanto también menos árboles y un entorno más pintoresco. Aquí también se encuentra la montaña más alta del bosque negro a sólo una hora de la ciudad de Friburgo: El Feldberg con sus 1277m. En verano, esta montaña es el punto de referencia para ciclistas, excursionistas y parapentes. En invierno, el esquí y el senderismo en nieve son igual de divertidos.



Decidimos tomar este viaje en coche, ya que es bastante complicado llegar a la cima de la montaña en tren (tendrías que tomar un autobús desde Friburgo). Y como muchas veces, el secreto para disfrutar de este lugar es llegar temprano (alrededor de las 9 o 10 de la mañana). Una vez que llegamos al lado del Feldberg, dejamos nuestro coche y comenzamos a caminar por la montaña. Básicamente hay una ruta que te lleva por la montaña en una caminata realmente hermosa con un paisaje de invierno maravilloso a tu alrededor. Esta caminata te llevará alrededor de 1 hora para llegar al valle entre las dos cimas de las montañas. A su izquierda: Una torre con una hermosa vista y el museo del jamón – realmente una locura, lo sabemos. A su derecha: La parte superior del Feldberg con su torre de antena de radio. Si usted tiene el tiempo y la motivación para ir a ambos picos, las vistas son muy diferentes pero igualmente hermosas.



Especialmente en invierno muchas veces la niebla deja ver sólo los picos de las montañas, por lo que tiene que caminar a través de la niebla hasta llegar a los picos. Después de esta larga caminata a la cima, te darás cuenta que estás por encima de las nubes y una vista increíble. Aquí es el lugar perfecto para comer un pequeño almuerzo, incluso traer un poco de té para calentarte de nuevo. Cuando decidas que fue suficiente, puedes tomar el mismo sendero para regresar al punto inicial.

En tiempos de encierros, esta montaña tiene de todo incluso remontes que te llevan hasta la cima y permite practicar esquí sin tener que ir lejos. Los senderos son fáciles y perfectos para familias. Sólo tienes que pagar una pequeña cuota para usar los ascensores durante todo el día y disfrutar de la aventura.


¿Te gustó nuestro viaje y nuestra historia? Póngase en contacto con nosotros aquí o en Instagram para obtener más información o viajar como nosotros.